La fábrica de CEMEX en Alcanar (Tarragona) ha logrado la séptima renovación del certificado EMAS, un reconocimiento voluntario que la planta mantiene desde hace ya más de quince años de forma ininterrumpida. Alcanar fue la primera fábrica de cemento de España en obtener este título internacional, que certifica que opera con un modelo de excelencia en lo relativo a la gestión ambiental más allá de lo que exigen las leyes y la normativa en materia de sostenibilidad.

Los procedimientos que CEMEX desarrolla en la planta, donde ha validado y renovado periódicamente este certificado de forma consecutiva desde 2005, tienen como prioridad la protección de la atmosfera, las aguas, el suelo, así como el uso racional de los recursos, la reducción y el correcto tratamiento de los residuos para la consecución del máximo ahorro de energía y materias primas.

El EMAS se concede a las empresas y organizaciones que acreditan ser respetuosas con el entorno en el que realizan su actividad, y reconoce la responsabilidad con la protección del medioambiente y el continuo esfuerzo por minimizar los impactos derivados de su negocio. Se trata de un sistema de verificación que abarca la totalidad del proceso de producción, que en el caso del cemento va desde la obtención de las materias primas hasta la salida del producto de la instalación. Esta acreditación constata además la responsabilidad social y la transparencia en el ejercicio de la actividad de la compañía.

Además de este prestigioso reconocimiento medioambiental, la fábrica de Alcanar acaba de obtener la ISO 14000. Esta norma pone de manifiesto que la planta cuenta con un sistema de mejora continua certificado en materia energética, que permite sistematizar, gestionar y reducir el consumo energético procurando en todo momento alcanzar la máxima eficiencia.