Con la finalidad de dar respuesta a la creciente demanda de morteros técnicos en el mercado nacional, y en línea con la estrategia de expansión del segmento de Soluciones y Productos del Grupo Holcim, LafargeHolcim España pondrá en marcha una línea de producción de mortero, que se suma a la actual instalación de Hellín (Albacete).

Ubicada en el municipio toledano de Villasequilla, la planta contará con su propio centro de investigación para nuevos morteros orientados a la construcción sostenible y permitirá desarrollar e investigar sobre nuevas aplicaciones, como la construcción industrializada, soluciones avanzadas para la mejora del aislamiento e impermeabilización de los edificios o la impresión en 3D.

Esta apuesta de la compañía constituye un avance en su “Estrategia 2025- Acelerando el Crecimiento Verde”, en la que prevé invertir 6,8 millones de euros. La puesta en marcha de esta instalación está especialmente enfocada a la fabricación de morteros con baja huella de carbono destinados a la construcción sostenible.

La previsión es que la nueva línea de producción esté operativa a partir del segundo semestre de 2023. Está diseñada con una capacidad de producción de 220.000 toneladas anuales de 300 tipos de morteros diferentes, lo que permitirá incrementar, reforzar y consolidar el negocio de mortero de la compañía.

Carmen Díaz, Directora General de LafargeHolcim España, apunta que “con esta instalación podremos desarrollar nuestra apuesta por el segmento Soluciones y Productos y ampliar la producción de productos diseñados para el futuro de la construcción, como TectorPrint, enfocado a la impresión en 3D, así como toda una generación de morteros técnicos con baja huella de carbono. Además, la nueva planta nos permitirá impulsar la generación de empleo y la creación de riqueza en la región castellanomanchega”, concluye Díaz.