La nueva planta de materias primas alternativas cuenta con una superficie de 3.276 m2 y valorizará residuos de construcción y demolición, así como, aquellos de origen industrial no peligrosos: residuos de hormigón, arenas de fundición, tierras, escorias, cenizas, etc.

Está previsto que la planta procese anualmente hasta 100.000 t de residuos, de este modo se evita que estos materiales terminen en el vertedero y puedan valorizarse en la fabricación de materiales de construcción como cemento, hormigones, morteros, etc. Su diseño cuenta con las mejores tecnologías actualmente disponibles para garantizar un tratamiento óptimo de los residuos y la minimización de los impactos ambientales y sobre el entorno. La planta, situada en Pallejà, consiste en una nave prefabricada construida con materiales de Precon, empresa del grupo Cementos Molins.

Dispone de una línea de producción de áridos reciclados de alta calidad, destinados a la fabricación de productos sostenibles pertenecientes a la línea Promsa Green, que dará cobertura al área metropolitana de Barcelona.

Desde la empresa apuntan que siguen trabajando en su compromiso con la reducción de la huella de carbono de todos sus productos y la mejora de los datos de las actuales Declaraciones Ambientales de Productos (DAPs). La  incorporación de esta innovadora planta de procesado de materias primas sitúa a Promsa como una de las empresas hormigoneras con mayor capacidad de fabricación de productos frescos con base cemento y áridos reciclados.