Unos 200 alumnos de cuatro centros educativos del Distrito Este de Málaga capital han participado en los talleres de educación ambiental organizados por la fábrica de cemento de La Araña, propiedad de Votorantim Cimentos. Esta iniciativa se enmarca en el programa “Economía circular: una responsabilidad de todos” que la fábrica puso en marcha en 2019, en colaboración con el Ayuntamiento de Málaga, y que tiene como objetivo educar, motivar y concienciar a los empleados, colectivos y colegios e institutos de la zona en la conservación del medio ambiente, fomentando la economía circular mediante la reducción, reciclaje y reutilización de residuos.

“Hagamos que circule” es el título de los talleres que se han celebrado en los centros de educación infantil y primaria Antonio Gutiérrez Mata, Jorge Guillén y María del Mar Romera, así como en el IES El Palo. En ellos, los estudiantes de 5º y 6º de Primaria y 1º de ESO han participado en diversas actividades, como charlas informativas y visualización de vídeos sobre producción y consumo responsable, dinámicas, manualidades y en un laboratorio de ideas.

Para Enrique Álvarez-Cascos, director de la fábrica de Málaga, “estamos orgullosos de colaborar con este proyecto que ayuda a los niños y a las niñas de la zona a fomentar la conciencia ambiental. Ellos son el futuro y es fundamental apostar por iniciativas que les permitan conocer e interiorizar los compromisos incluidos en la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, como la apuesta por la economía circular y la gestión eficiente de los recursos y los residuos”.

Además, dentro de este programa, alrededor de mil alumnos de siete centros de educación primaria y secundaria han participado este año en el concurso escolar impulsado por la fábrica alrededor de la economía circular para fomentar la reducción, reciclaje y reutilización de los residuos generados por estos.